Burdos y sucios apuntes para una escena a lo Bela Tarr

 

La cámara se queda fija en un plano abierto en donde se puede ver una parte de la alberca un par de sillas con ropa y toallas secándose al sol. Son las 6 y media de la tarde y el calor ha bajado considerablemente.

El entra a cuadro. Viste una bermuda azul, una playera blanca y tenis sin calcetines.

Trae consigo un vaso de plástico color rojo. Pasa por enfrente de la cámara.

Solo podemos verle de los hombros hasta los pies y sale.

La imagen se mantiene fija. Medio minuto después una mujer pasa frente a la cámara y camina hacia la orilla que se encuentra frente a ella. Viste un short  blanco, playera rosa sin mangas y unas sandalias en blanco. El cabello agarrado en una coleta color castaño claro. Lentes sobre la cabeza. Se recuesta boca abajo sobre la orilla de la alberca y mete su mano derecha al agua.

No pasa nada por un minuto, solo se escucha el viento. Pasado ese tiempo hay un ligero travelling hacia la izquierda que se detiene hasta que el aparece sentado sobre la orilla  de la alberca en primer plano con su vaso a la derecha. Ella se encuentra a la izquierda en segundo plano.

Entonces podemos verlo .Bebe agua, porque el alcohol no tiene mucho sentido cuando se encuentra uno ambivalente. Bebe rápido tratando de encontrar un resquicio por donde el tiempo pudiera irse hacia atrás o hacia adelante.

Pero es bien sabido que así el tiempo no juega, como no lo ha hecho, como nunca lo hará.

De nuevo esa sensación. Sentirse ajeno en donde los demás parecen dispuestos a hacerlo sentir uno mas de ellos, esa eterna desconfianza a la capacidad humana de integrarse como si en la soledad estuviera una respuesta, cuando desde niño solo hubo mas preguntas en ese rincón.

Lo único agradable para el es el aire que le disipa el calor pero que le respeta su angustia. Su capacidad de sentirse miserable barajea distintas posibilidades para manifestarse. “¿Ahora como?” parece preguntarse “¿Con que argumentos te hare sentir jodido?”.La verdad no haria mucha falta quebrarse la cabeza por eso, pues casi siempre la forma de sentirse una mierda parte del mismo principio.

Tener y dejar ir. Creer que siempre pudo ser mejor. Creer que el pudo hacer algo diferente. EL .

A su espalda se escucha un sonido. La mujer recostada saca su mano del agua y la mete al bolso de su short. Saca un celular y lo contesta.

Primero ríe, después dice “Como estas barbacoa?…En serio?…que chido…Si, claro que van a venir, solo que se fueron a su casa a cambiarse…Yo? Aquí recostada en la alberca un rato, no mames con este calor….claro. Hay si barbacoa, como no…al rato?… pues si pero en donde nos vemos? o sea tu en donde andas?… no mames hasta allá?… entonces?…a ok, pero si llegas no o mejor te vemos en otro lado?….va así le hacemos… oye pero si entendiste porque  lo de barbacoa no? —otra risa— bueno un beso bye….” 

Nunca dejo de estar recostada, por lo que al terminar solo guarda el celular y cierra los ojos. Ya no mete la mano al agua.

El se rasca la cabeza y mira hacia al cielo. Comienza a sonar Sabina dentro de la casa. A el nunca le ha gustado Sabina aunque si le preguntaran porque no acertaría a decirlo de manera concreta. Divagaría. Pero aun con todo la música intensifica su descontento. Saca el celular para confirmar que no hay ningún mensaje. Para confirmar que poco sabe manejar estas situaciones.

Entonces por el lado izquierdo entra una mujer mas con una playera verde sin mangas, short negro, descalza. El cabello chino negro y lentes. Se sienta en el punto en donde la orilla de la alberca hace una “L” frente a la alberca y mete sus pies en ella. El sigue sin mirarla. Ella mira a la pared del fondo.

Entonces con Sabina cantando sobre las 500 noches de algo, el confirma que se quedo sin agua, pero a la vez que se quedo sin ganas de responder o siquiera de actuar como alguien que esta integrado. Se rompió esa tela delgada que divide la necesidad de la esperanza.

 Sin hacer contacto visual con la mujer de verde , el se levanta y sale de cuadro por la izquierda mientras ella lo observa. Si tan solo supiera que ese mensaje llegaría a las 4 am… 3 noches después.

“Creo que tenemos que hablar.Mañana te marco.Te extraño”

Corte a negro

Fin de la escena. 

 

 

Anuncios